miércoles, junio 11, 2008

GEORGE ORWELL. "1984"


La destrucción de las palabras es algo de gran hermosura. Por supuesto, las principales víctimas son los verbos y los adjetivos, pero también hay centenares de nombres de los que puede uno prescindir. No se trata sólo de los sinónimos. También los antónimos. En realidad ¿qué justificación tiene el empleo de una palabra sólo porque sea lo contrario de otra? Toda palabra contiene en sí misma su contraria. Por ejemplo, tenemos «bueno». Si tienes una palabra como «bueno», ¿qué necesidad hay de la contraria, «malo»? Nobueno sirve exactamente igual, mejor todavía, porque es la palabra exactamente contraria a «bueno» y la otra no. Por otra parte, si quieres un reforzamiento de la palabra «bueno», ¿qué sentido tienen esas confusas e inútiles palabras «excelente, espléndido» y otras por el estilo? Plusbueno basta para decir lo que es mejor que lo simplemente bueno y dobleplusbueno sirve perfectamente para acentuar el grado de bondad. Es el superlativo perfecto. Ya sé que usamos esas formas, pero en la versión final de la neolengua se suprimirán las demás palabras que todavía se usan como equivalentes. Al final todo lo relativo a la bondad podrá expresarse con seis palabras; en realidad una sola. ¿No te das cuenta de la belleza que hay en esto, Winston? Naturalmente, la idea fue del Gran Hermano añadió, después de reflexionar un poco.
Al oír nombrar al Gran Hermano, el rostro de Winston se animó automáticamente. Sin embargo, Syme descubrió inmediatamente una cierta falta de entusiasmo.
Tú no aprecias la neolengua en lo que vale dijo Syme con tristeza. Incluso cuando escribes sigues pensando en la antigua lengua. He leído algunas de las cosas que has escrito para el Times. Son bastante buenas, pero no pasan de traducciones. En el fondo de tu corazón prefieres el viejo idioma con toda su vaguedad y sus inútiles matices de significado. No sientes la belleza de la destrucción de las palabras. ¿No sabes que la neolengua es el único idioma del mundo cuyo vocabulario disminuye cada día?
Winston no lo sabía, naturalmente. Sonrió — creía hacerlo agradablemente — porque no se fiaba de hablar. Syme comió otro bocado del pan negro, lo masticó un poco y siguió:
¿No ves que la finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente? Al final, acabaremos haciendo imposible todo crimen del pensamiento. En efecto, ¿cómo puede haber crimen si cada concepto se expresa claramente con una sola palabra, una palabra cuyo significado esté decidido rigurosamente y con todos sus significados secundarios eliminados y olvidados para siempre? Y en la undécima edición nos acercamos a ese ideal; pero su perfeccionamiento continuará mucho después de que tú y yo hayamos muerto. Cada año habrá menos palabras y el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño. Por supuesto, tampoco ahora hay justificación alguna para cometer un crimen por el pensamiento. Sólo es cuestión de autodisciplina, de control de la realidad. Pero llegará un día en que ni esto será preciso. La revolución será completa cuando la lengua sea perfecta. Neolengua es Ingsoc e Ingsoc es neolengua — añadió con una satisfacción mística. — ¿No se te ha ocurrido pensar, Winston, que lo más tarde hacia el año 2050, ni un solo ser humano podrá entender una conversación como ésta que ahora sostenemos?
¿Solo nos quedan 42 años?

5 comentarios:

Mary dijo...

MUY INTERESANTE¡

PASE A SALUDARTE¡

cieloazzul dijo...

Cuando la palabra rompa el significado del sentimiento, el lenguaje habrá pasado a la historia de los intelectuales:)
te beso querido mio:)

Patricia dijo...

Encantador, amiguito.
Cuidate muchoooooooooo.
Besitos.

soy gata dijo...

Sí Spa, tienes razón, últimamente no soy capaz de subirme a la mesa, izarme la falda y zapatear. Y por si esto fuera poco, mis maullidos ya no se oyen en las noches de luna (vaya espíritu indefinido!, como me dice alguien por ahí, gata y gitana). Será que no es que me que quede 42 años... es que ya tengo 42 años jejeje.
Gracias por acordarte de mí, tú sabes que yo te sigo visitando aunque lo haga de puntillas y sin decir nada.
Un besazo, amigo.

Patricia dijo...

Sólo pasaba por tu boliche.
Dejo saluditos y me voy,
hace mucho frío al sur del tercer mundo.
Besitos amigo.
Cuidate mucho.